Poetas más allá de la primavera

La tercera jornada del ciclo que la librería Cervantes de Oviedo y Ediciones Trea están llevando a cabo coincide plenamente con la efémeride.

La poesía también tiene su día mundial. Para no desmerecer del tópico, el Día Mundial de la Poesía es el martes 21 de marzo. En fin, el caso es que durante ese día el lenguaje poético y sus alrededores reciben un homenaje popular o, al menos,  adquieren una relevancia que no podrían soñar el resto del año.  Si el slogan oficial incita a una reflexión (durante este día) sobre el poder del lenguaje poético y las posibilidades creadoras de las personas, los diferentes actos poéticos que se celebran por todo el mundo adquieren una resonancia festiva y más o menos reivindicativa. Resulta tranquilizador, incluso alentador, suponer que el mismo día y en el mismo momento se están celebrando lecturas poéticas y charlas con poetas en Windhoek, Namibia, y en la librería Cervantes de Oviedo, Asturias, España.

La tercera jornada del ciclo que la librería Cervantes de Oviedo y Ediciones Trea están llevando a cabo coincide plenamente con la efémeride. Este martes 21 de marzo, a las 19:00 horas, en el Foro Abierto de dicha librería, leerán sus poemas y charlarán con el público cuatro autores que tienen en común haber publicado alguno de sus libros  en la editorial Trea: Antón García (Tineo, 1960), autor de la antología de su propia obra La mirada aliella / La mirada ajena (Antología 1983-2006), (Trea, 2011), edición bilingüe asturiano y castellano con prólogo de Araceli Saavedra.  José María Castrillón (Avilés, 1966), autor de El círculo y la piedra (2006) y gramos (Trea, 2010); Moisés González (Langreo, 1966), autor de Vistas de un viaje (Trea, 2009), y Rosario Neira (Oviedo, 1973), que ha firmado De memorias y pérdidas (Trea, 2013). El acto será presentado por el también poeta, y experto en poesía española contemporánea, José Luis García Martín. Seleccionamos un poema de cada uno de los convocados y les proponemos nuestro cuestionario sobre su labor creativa y el marco cultural en que se produce. En este último caso, cada autor y autora tienen a su disposición con plena libertad el espacio que consideren oportuno sin que ello suponga que El Cuaderno comparte sus valoraciones.


cuestionario

1.- ¿Hasta qué punto estás satisfecho con tus libros publicados hasta el momento?

2.- ¿Te ha proporcionado la escritura poética un plus de intensidad vital que no habrías tenido sin ella o la consideras como algo más accidental, una especie de juego creativo con menor incidencia en tu vida?

3.- ¿Qué aspectos positivos y negativos presenta, desde tu punto de vista, la vida cultural en asturias actualmente?


Antón García

(Tuña, Tineo, 1960)

Anton-Garcia-Oviedo-Armando-alvarez_ASTIMA20110328_0047_5

1.- Tan pronto como llega a mis manos el primer ejemplar de algún libro mío nuevo empiezo a verlo como algo ajeno. Si tengo que volver a leer mis poemas de hace diez o veinte años me da la impresión de que los escribió otra persona, ni siquiera soy consciente del laborioso proceso de escribirlos que, por lo regular, hay detrás. Quizás por eso me cuesta tanto rechazar ninguno de mis libros, incluso aquellos más alejados del que después sería mi itinerario poético o mis intereses actuales.

2.- Me gusta creer que la poesía, leerla, escribirla, editarla, es un eje esencial en mi vida. Desde luego no escribo como quien juega, aunque crea, no soy original, que el proceso tenga que ser divertido. La poesía me enseñó a mirar el mundo, a interpretarlo, y la escriba o no en un momento determinado, sigo pensando en “modo poético”, consciente de que tenía razón Juan Larrea en el poema que escribió con ese título: “[…] poema es esto / y esto / y esto / Y esto que llega a mí en calidad de inocencia hoy, / que existe / porque existo / y porque el mundo existe / y porque los tres podemos dejar correctamente de existir.”

3.- En la parte positiva, vivimos en una tierra que produce una cultura muy rica y variada, que a mí me interesa mucho en sus más diversas manifestaciones: literaria, musical, pictórica, audiovisual, teatral… Tengo la inmensa suerte de poder leer en las tres lenguas que se hablan y escriben hoy aquí, el asturiano, el castellano y el gallego de Asturias. En lo negativo, tengo la impresión de que cada lenguaje artístico vive aislado en su mundo, con muy poca relación con los demás; eso es empobrecedor. Pero lo que echo de menos es un tejido social que arrope a los creadores, un público volcado hacia lo que se hace aquí. Lamento mucho que la mayor parte de nuestros dirigentes políticos, económicos (con los empresarios al frente) y sociales no sientan vergüenza de ser analfabetos.


LA NADA Y TU
(Pavese nel Hotel Roma,
26 d’agosto de 1950)

                     A Pablo Antón Marín Estrada

Cuando por ti venga la muerte
vendrá de la to mano, ciega
ha venir, guiándo-y los pasos
un antigu y feble dolor.
Será como vistir de fiesta
paxellu nuevu de domingo
que nun serás a quitar yá.
Verás un rostru nel espeyu,
solombra escura de la muerte,
y tu nun vas saber quién ye.
Anuncia un tiempu de derrota.
Pa qué preguntes, nun apielles
que naide habrá que te respuenda.
Mañana vas salir tan ceo
que nun oirás la voz de l’alba
que te ruega, te llama y grita,
que llora por ti y t’apodera.

Nada habrá ente la nada y tu.

•••

               LA NADA Y TÚ
               (Pavese en nel Hotel Roma,
               26 de agosto de 1950)

                                     A Pablo Antón Marín Estrada

               Cuando a por ti venga la muerte
               va a llegar de tu mano, ciega
               vendrá, conduciendo sus pasos
               un antiguo y tenue dolor.
              
Será como vestir de fiesta
               un traje nuevo de domingo
               que nunca te podrás quitar.
              
Verás un rostro en el espejo,
               la sombra oscura de la muerte,
               y no vas a saber quién es.
              
Te anuncia un tiempo de derrota.
              
Para qué preguntas, no llames,
               que nadie habrá que te responda.
              
Saldrás mañana tan temprano
               que desoirás la voz del alba
               que te ruega, te llama y grita,
               que te llora y te quiere suya.

               Nada habrá entre la nada y tú.

                         [De La mirada aliella / La mirada ajena, Trea, 2011]


José María Castrillón

(Avilés, 1966)

Nueva imagen

1.- La palabra «satisfacción» me ofrece una relación muy problemática con el término  «búsqueda», término (que juguetonamente entraña inicio) que a mí se me hace esencial para entender los procesos estéticos. Dicho de otro modo, en la medida en que la expresión artística persigue no sólo un saber (de lo exterior) sino un saberse, un conocimiento de tus propias relaciones con el mundo, la escritura de una obra puede sentirse en paz consigo misma pero raramente satisfecha, pues la apertura a nuevos sentidos implica que esos “hallazgos” puedan ser, más adelante, igualmente tenidos por ilusorios o superficiales. No, no me siento satisfecho con mi obra, pero al menos creo que ha sido honesta en esa búsqueda.

2.- Se puede entender por lo dicho hasta aquí que la escritura no ha sido para mí un juego circunstancial, a pesar de que los lazos entre juego y ficción y entre escritura y circunstancia sean fuertes y significativos. Al menos en mi caso, la escritura poética ejerce un efecto de intensidad vital, no siempre apaciguadora ni benéfica, que la hace a la par desasosegante y deseable.

3.- No soy un conocedor experto de la vida cultural asturiana, entre otras razones porque ello exigiría poseer datos y conocimientos técnicos y sociológicos que ignoro. Ahora bien, como asistente asiduo a diversos actos culturales mis impresiones son claras pero no simples. Y esto porque de un lado advierto el valor de que en una comunidad pequeña y ex/céntrica como la nuestra se acumule una cantidad muy estimable de encuentros y actividades culturales. Dentro de esa riqueza cultural existen, naturalmente, aspectos más cuajados y potentes, por ejemplo, la actividad teatral, y otros más débiles. Por otra parte, no puedo dejar de pensar que ha habido proyectos culturales importantísimos que nacieron desenfocados tanto por la desmesura de sus expectativas como por la escasa imaginación y precisión a la hora de concretar sus tareas y sus desarrollos temáticos. En cualquier caso, aborrezco el pesimismo y el autoflagelamiento sistemáticos que provienen habitualmente de ser muy orgullosos (no hay forma de escucharse ni de colaborar) y estar poco orgullosos (como si nada ni nadie hubiera tenido a lo largo de nuestra historia una buena idea).


CONVECCIÓN

somos préstamos de calor
lo ajustamos en la boca buscamos
la mejor posición de nuestro cuerpo
entre los cuerpos
o cerramos los ojos para hallar
(de esta debilidad la fortaleza
de nuestra especie) la tibia humedad
bajo los párpados

el ajuar de los vivos para los muertos
la intemperie de los muertos sobre sus hijos
toda forma de traición
también el deseo
con sus jugos
la ordenación al atardecer de las conversaciones
la contaminación de lenguas en los pasos de montaña

siempre es calor lo perseguido

[De gramos, Trea, 2010]


Moisés González

(Langreo, 1966)

Moisés González Samuño 1

1.- He publicado poco; tiendo mucho a la concentración, y eso me marca un ritmo lento de escritura y muchas revisiones; y hay bastantes ideas de poemas que intuyo y abandono. Eso no quiere decir que todo lo que salvé de esos procesos fuese a salvarlo hoy, o que algunos poemas que no compartí desmereciesen; hay muchas razones, a veces inexplicables o absurdas, que nos hacen apostar por un poema, desatendiendo otros. De todas formas, el grado de satisfacción de su autor no enmienda ni empeora ningún libro.

2.- El teatro, mi profesión, y la poesía, no se diferencian mucho, están muy cerca; el escenario es un entorno hipotético (como le gusta decir a Gao Xingjian), y el poema pienso que también; lo que sucede en un escenario y lo que se propone en un poema sólo se concretan, mal que nos pese, en la cabeza de cada lector o espectador. Para esa aventura, la de encontrar el gesto o el verso que sean al mismo tiempo concretos y múltiples, en el teatro me valgo de la poesía y viceversa; ambos son para mí vitales y útiles.

3.- El aspecto más positivo: la cantidad de artistas jóvenes interesantes en varios ámbitos de nuestra cultura. El aspecto más negativo, sin duda, es la desconexión de la sociedad asturiana de la cultura viva propia. Imperan en este territorio varias ideas que tienden al desánimo: sólo somos un millón de habitantes; autonomía uniprovincial: no pintamos nada; ¿cultura, cosas nuevas?, eso tendrá que venir de fuera… Sólo se me ocurre una respuesta: Asturias tiene tres veces la población de Islandia. Espabilemos.


EL SILENCIO

Las palabras son hormas,
son los cantos rodados
del lecho de un arroyo;
y la fina corriente
que resbala adaptándose
(más que corriente, anhelo,
barniz cabrilleante de la piedra)
es el decir.

Si decir vale entonces por encubrir,
comprender nos deslumbra
debido a que confunde (como
espiga de sol remecida en el agua).

Prefiero leer las sombras
de los atardeceres.

Adiós mentor querido,
y encendidos consejos
que en las fértiles charlas…

-sólo puedo pagarte
con soberbia y con sorna
y detesto esos signos.

Mejor gastar la vida
en un silencio amigo
que discutiendo, amigo.

[del libro inédito Los asideros]

 

Rosario Neira

(Oviedo, 1973)

Nueva imagen

1.- Resulta muy difícil valorar la propia obra, pues la mirada que alguien puede tener sobre los libros que ha escrito es inevitablemente subjetiva. Mirando hacia atrás, veo el primero como un hito, por todo lo que significó para mí en su momento el recibir el premio Adonais con 23 años, la valoración y reconocimiento que esto supuso y el impulso para seguir escribiendo. Sin embargo, es también el poemario que veo actualmente más lejano, como si la persona que lo hubiera escrito –y en cierto modo es así- fuera otra. En cambio, diría que me siento más a gusto con el tono y estilo de los dos poemarios más recientes. He intentado ir evolucionando hacia un estilo propio, pero considero que no soy yo, sino los lectores, quienes deben juzgar si lo he logrado o no.

2.- Por supuesto, la escritura poética sí ha sido importante para mí. Aunque no la he considerado nunca una actividad profesional –y quizás precisamente por eso- sí ha tenido repercusión personal, surgiendo como respuesta a una necesidad creativa y expresiva. Entiendo la poesía –al igual que lo son también otras manifestaciones artísticas- como una forma de expresión y comunicación. Ello no significa que los poemas no sean ficción; lo son, y como otros textos ficcionales –cuentos, novelas, películas…- a través de la ficción intentan expresar algo sobre la realidad.

3.- Dada la diversidad de campos creativos que abarca la vida cultural —literatura, cine, música, teatro…— resulta difícil responder con precisión a esta pregunta. En cualquier caso, y de modo general, creo que la actividad cultural en Asturias es relativamente satisfactoria. Tanto en el campo de la poesía como en otros ámbitos literarios y artísticos, conviven diferentes creadores y hay una oferta cultural aceptable, si bien siempre se podría mejorar.


En su peregrinar por el mundo, cada vez que el viajero abandonaba una de las ciudades en que había vivido, no pensaba en lo que dejaba atrás, sino en lo que se llevaba consigo: una nueva patria a la que desear regresar, otro lugar soñado en el que refugiarse cuando estuviese muy lejos, en una tierra ajena que también acabaría recordando como suya algún día, sólo después de haberla perdido.

[Memorias y Pérdidas, Trea, 2013]


Imprimir