Enciclopedias alteradas

Bajo la coordinación de Isabel Mena, el proyecto ha tenido como objetivo impulsar el concepto de enciclopedia como objeto artístico más allá de su función como soporte documental, conjugando ambas facetas en un mismo acto creativo

El proyecto Labor 1.0 de la editorial Dos Cuervos ha reunido a una selección de ilustradores y artistas plásticos en la colección Libros Alterados. A la vista del resultado de este proyecto, la conclusión es que un libro se altera como cualquier otro organismo, es decir, cuando interviene en él un agente externo que agita sus entrañas. En este caso, han sido ocho artistas y dos colectivos quienes han puesto patas arriba la tradicional y doméstica Enciclopedia Labor, a la que, de paso, le han quitado unos cuantos años de encima. Bajo la coordinación de Isabel Mena, el proyecto ha tenido como objetivo impulsar el concepto de enciclopedia como objeto artístico más allá de su función como soporte documental, conjugando ambas facetas en un mismo acto creativo. Los artistas que han intervenido en esta primera convocatoria son Mariela D. S. Alvarenga, Lina M. Espitia, Mónica Ezquerra, María Gambín, Isabel Gil, Mado Reznik, Jaime Rodríguez, José Manuel Vela y los colectivos Incordio y Algas en la Sopa.

Debido al éxito de esta primera convocatoria, ya está en marcha Labor 2.0, la segunda edición de este proyecto, que contará con una enciclopedia LABOR donada por un particular tras llamamiento de la editorial a través de las redes sociales. Los artistas seleccionados en esta ocasión son todos ellos de nacionalidad española y varios trabajan habitualmente en el mundo del libro y del collage. La lista completa de los responsables de esta segunda reforma integral de la vetusta enciclopedia LABOR son Patricia Cayón, Mariela Doriela, Daniel Franco, Eva Hiernaux, Gorrión Nocturno, Laura Ovalle, Niña Pájaro, Pedro del Riego, Silvia Viana y Sonia de Viana.

Hablamos de esta iniciativa con Isabel Mena, coordinadora del proyecto en ambas ediciones.


entrevista

Isabel Mena:

¿Cómo tirar una enciclopedia, así sin más, con todo el significado que tiene como documento y como objeto en sí mismo?

FOTO ENTREVISTA

/ por Jaime Priede /

J. P.—La enciclopedia LABOR  ha sido un referente en este país durante mucho tiempo. Qué lejos parece quedar ahora la era de los tomos impresos. ¿Por qué la editorial Dos Cuervos ha elegido esta enciclopedia para alterar su tranquilidad?

Isabel Mena.—La elección de la Enciclopedia LABOR  ha sido puramente fortuita. Supongo que como muchas cosas en la vida, ella estaba allí en el momento oportuno.  La enciclopedia que ha servido al proyecto era parte de la  biblioteca descartada de ilab, el estudio en el que se construyen los libros de la editorial Dos Cuervos, y era un tipo de libros que no  querían los libreros de segunda mano ni siquiera regalándola.

J. P.—¿Cómo logra entonces esta segunda oportunidad? ¿Qué es un libro alterado?

I. Mena.—Un libro alterado es aquel libro que un artista toma como soporte matérico para realizar una creación nueva.  En general hay dos formas en la que los artistas realizan este trabajo: una tomando el libro como materia  para realizar un discurso propio y completamente nuevo. Y la segunda, dialogando con el libro y generando una pieza que será a su vez una lectura nueva del texto.

J. P.—Hace poco me comentaba una profesora de instituto que se había quedado muy sorprendida cuando llevó a sus alumnos a la biblioteca y se dio cuenta de que no tenían ni idea de cómo buscar un nombre en una enciclopedia impresa. Estamos en pleno monopolio de Wikipedia. Si ya no son útiles las enciclopedias impresas como recopilación de saberes, empezamos a verlas en su dimensión matérica, alejadas de su función se convierten en objeto que incita al curioseo, al juego. El proyecto sugiere varios niveles de lectura…

I. Mena.—Sí, como te comentaba, esta enciclopedia formaba parte del expurgo de los libros de ilab, así que estaba a la espera de terminar en un contenedor de papel, cosa que no terminaba de llegar porque nunca encontraba el momento y la decisión. ¿Cómo tirar una enciclopedia, así sin más, con todo el significado que tiene como documento y como objeto en sí mismo? Y en esta indecisión y en el trabajo de la editorial fue como surgió un día  la idea de lanzar una convocatoria de libros alterados, es decir, la posibilidad de que diferentes artistas intervinieran los libros dándoles así una nueva vida que trascendería el propio uso del libro original y librarlos del contenedor de papel.

Efectivamente, escoger una enciclopedia para una convocatoria de libros alterados tiene varios niveles de lectura.  En principio es un afán de recuperación de un tipo de libros destinados a la destrucción, justamente como señalas en el mundo de internet, la wikipedia y sobre todo portales dedicados a albergar obra especializada sobre temas diversos, una verdadera enciclopedia mundial al alcance de todos.  Las enciclopedias que tuvieron su función en todos los hogares, ahora no valen nada. La actualización continua de la información e incluso el cambio en la lectura y la adquisición de conocimientos ha sido el factor que las ha dejado obsoletas. Sin embargo, en  una enciclopedia no sólo subyace un valor didáctico sino sobre todo  un concepto holístico del saber, un referente renacentista que nace como tal en el Siglo de las Luces, se desarrolla en el siglo XIX y que finaliza en la era de Internet.

FOTO INTERCALADA

Las enciclopedias que tuvieron su función en todos los hogares, ahora no valen nada. La actualización continua de la información e incluso el cambio en la lectura y la adquisición de conocimientos ha sido el factor que las ha dejado obsoletas. Sin embargo, en  una enciclopedia no sólo subyace un valor didáctico sino sobre todo  un concepto holístico del saber, un referente renacentista que nace como tal en el Siglo de las Luces, se desarrolla en el siglo XIX y que finaliza en la era de Internet.

J. P.—¿Cómo fue recibida la idea por parte de los artistas implicados? Esta convocatoria despertó el interés de numerosos artistas españoles e internacionales. ¿Cómo se realizó el proceso de selección?

I. Mena.—Los cuervos lanzaron la convocatoria para ilustradores y artistas a través de las redes sociales y de algunos portales especializados. Teniendo en cuenta que Dos Cuervos es un proyecto muy pequeño y muy poco conocido, nos sorprendió el número de artistas que se presentaron a la selección, muchos de ellos latinoamericanos, donde hay mucho amor por el libro de arte.

En la selección se tuvo como criterio la calidad de los trabajos  enviados. Algunos de los artistas que respondieron a la convocatoria ya habían realizado libros de artista; para otros,  incluso,  era su especialidad, su medio de expresión.  Sin embargo,  a los cuervos les pareció más interesante  escoger a los artistas por su universo creativo y no tanto por su especialidad. Apostando por artistas jóvenes o artistas que no tenían en su portafolio este tipo de obra. Y  otra cosa más: escoger distintos estilos para dar al conjunto variedad, que los libros se distinguieran muy bien unos de otros, aportando diversidad al conjunto.

J. P.—¿Tenías clara la asignación temática de cada tomo a cada artista o fue más bien por azar? ¿Había algún tipo de premisa para encauzar ese diálogo entre artista y libro?

I. Mena.—La asignación de los volúmenes fue por completo azarosa.  Desde nuestro punto de vista, al ser LABOR una enciclopedia temática, pensábamos que algunos libros serían más interesantes o más evocadores que otros y por eso se dejó todo al azar.

375783_4641563044842_1149146613_n

Teniendo en cuenta que Dos Cuervos es un proyecto muy pequeño y muy poco conocido, nos sorprendió el número de artistas que se presentaron a la selección, muchos de ellos latinoamericanos, donde hay mucho amor por el libro de arte.

J. P.—¿Dejando a un lado la singularidad de cada cual, se puede hablar de una respuesta común por parte de los artistas a la hora de trabajar con un mismo material?

I. Mena.—La respuesta ha sido muy variada, sí. Desde luego por la singularidad de cada artista que has señalado, singularidad que no sólo es conceptual o estética, sino también técnica, porque en la selección se escogieron distintas formas técnicas de trabajar y eso dio mucho juego al conjunto. También porque se escogió el trabajo de dos de los tres colectivos que se presentaron a la selección;  nos pareció sumamente interesante que el trabajo sobre los libros fuera una obra colectiva.  Y por último, la forma de abordar la intervención: Algunos artistas tomaron el libro únicamente como un soporte matérico para realizar un discurso propio, como María Gambín, Mado Reznik o el colectivo Algas en la Sopa, mientras que otros dialogaron con el texto o la temática del libro, aunque con resultados muy distintos, como la pieza conceptual de Isabel Gil, Verónica Ledo o el libro re-ilustrado de José Manuel Vela.

J. P.—Un proyecto de este tipo hay que verlo, casi palparlo. Hablamos de materia, de objetos. ¿Cómo se busca el espacio para dotarlo de identidad y  de unidad en ese sentido? ¿Tiene carácter versátil, cabe, por decirlo así, tanto en una galería de arte como en una librería?

I. Mena.—El trabajo de los cuervos consistía, además de realizar la convocatoria y la selección de los artistas, en mover la obra por distintos circuitos. Para la editorial las librerías era el lugar más acertado, pero en el trabajo con los artistas nos dimos cuenta de que para ellos las galerías de arte eran el hábitat natural de su obra. Así que decidimos que ambos espacios eran igualmente válidos e interesantes y nos pusimos a ello. Así que los libros de LABOR 1.0 se han mostrado tanto en librerías como galerías, pero también en eventos y foros especializados en libros de artista y ediciones independientes, como MasqueLibros en Madrid o PapelContinuo en el espacio de cultura contemporánea La Térmica en Málaga.

J. P.—¿Se presentará la nueva edición de Labor 2.0 bajo el mismo planteamiento?

I. Mena.—LABOR nació como una convocatoria que quería tener continuidad en el tiempo, sí.  Por eso LABOR 1.0. Actualmente los cuervos están trabajando en la coordinación de LABOR 2.0,  para la que además hemos lanzado un llamamiento en las redes sociales a fin de encontrar un mecenas que nos donara la enciclopedia. Y lo hemos conseguido. Afortunadamente, el proyecto LABOR ha tenido una acogida muy buena, tanto entre los artistas como en diferentes espacios de comunicación, una acogida que realmente no esperábamos pero que indica sobre todo la inexistencia de este tipo de convocatorias y el desconocimiento de la existencia de los libros alterados en el mundo tanto artístico como editorial.


Isabel Mena

Isabel Mena (Madrid, 1967), licenciada en Filosofía en la especialidad de Estética, es conservadora y restauradora de pintura y documento gráfico.

Ruta de enlace al catálogo completo de Labor 1.0:
https://drive.google.com/file/d/0B9YmesYeSYlyakpzRTNpODR1Y1k/view

Autor: El Cuaderno

Desde El Cuaderno se atiende al más amplio abanico de propuestas culturales (literatura, géneros de no ficción, artes plásticas, fotografía, música, cine, teatro, cómic), combinado la cobertura del ámbito asturiano con el universal, tanto hispánico como de otras culturas. Un planteamiento ecléctico atento a la calidad y por encima de las tendencias estéticas.

1 comentario en “Enciclopedias alteradas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s