Poetas en la librería Cervantes de Oviedo

La Librería Cervantes y Trea Ediciones han organizado unos Encuentros con poetas asturianos que tendrán lugar todos los martes del mes de marzo. Estos actos reunirán a tres autores por jornada que serán presentados por José Luis García Martín, también poeta y reconocido crítico literario. Se leerán poemas y se charlará con el público. Una forma estupenda de pasar la tarde de un martes. El Cuaderno quiere estar presente en este ciclo y aprovecha la ocasión para leer a los poetas y charlar con ellos.

 

La poesía también tiene un día fijado en el calendario de efemérides. Para no desmerecer del tópico, el Día Mundial de la Poesía es el 21 de marzo. Puede que no sea la mejor fecha para desterrar prejuicios en torno a ella, pero el caso es que durante ese día el lenguaje poético y sus alrededores reciben un homenaje popular o, al menos,  adquieren una relevancia que resulta impensable el resto del año. Si el eslogan oficial incita a una reflexión sobre el poder del lenguaje poético y las posibilidades creadoras de las personas, los diferentes actos poéticos que se celebran por todo el mundo adquieren una resonancia festiva y más o menos reivindicativa. Resulta tranquilizador, incluso alentador, suponer que el mismo día, y en el mismo momento, se están celebrando lecturas poéticas y charlas con poetas en Windhoek, Namibia, y en la Librería Cervantes de Oviedo, Asturias, España.  ¶  Para celebrar la fecha sin quedarse en la mera jornada institucional, la Librería Cervantes y Trea Ediciones han organizado unos Encuentros con los poetas asturianos que tendrán lugar todos los martes del mes de marzo a las 19:00 horas. Estos actos reunirán a tres autores por jornada que serán presentados por José Luis García Martín, también poeta y reconocido crítico literario. Se leerán poemas y se charlará con el público. Una forma estupenda de pasar la tarde de un martes. El Cuaderno quiere estar presente en este ciclo y aprovecha la ocasión para leer a los poetas y charlar con ellos. Cada lunes de marzo, seleccionamos un poema de cada uno de los autores convocados, les ponemos cara  y les proponemos un breve cuestionario sobre su labor creativa y el contexto cultural en el que se produce. En esta primera entrega, Francisco Álvarez Velasco (1940), José Luis Argüelles (1960) y Vanessa Gutiérrez (1980).


Cuestionario

1.- ¿Hasta qué punto estás satisfecho con tus libros publicados hasta el momento?

2.- ¿Te ha proporcionado la escritura poética un plus de intensidad vital que no habrías tenido sin ella o la consideras como algo más accidental, una especie de juego creativo con menor incidencia en tu vida?

3.- ¿Qué aspectos positivos y negativos presenta, desde tu punto de vista, la vida cultural en asturias actualmente?


Francisco Álvarez Velasco

(Cimanes del Tejar, León, 1940)

fav-retrato

1.- Una vez publicado un libro, la satisfacción está asegurada. Después, suele llegar “el síndrome postparto”, la travesía del desierto… En cualquier caso, la satisfacción renace cuando encuentras a algún lector  que crees sincero y te dice que te dice “Me gustó tal poema”. En suma, aparte de onanismos y narcisismos de poeta, las únicas satisfacciones tienen su origen en los lectores, y mejor en los “relectores”.

2.- Contesto invirtiendo los términos de la pregunta: La intensidad vital (el “spleen”, a veces; muchas veces la nostalgia de lo que se ha perdido: “Se canta lo que se pierde”) son los que me han llevado y me siguen llevando a la poesía. ¿El juego creativo?  Muy ocasionalmente. En algún sitio tengo hay algunos sonetos en “glíglico”.

3.- Como en todas las autonomías, la cultura “oficial”  tiene su razón de ser, o su sinrazón, en el lucimiento de los administradores de la cosa pública, que suelen ignorar  la cultura viva porque esta, para serlo, tiene que denunciar y rechazar la oficial. No se ofrecen espacios urbanos suficientes -y el silencio necesario- para que la cultura llegue a la sociedad: Hay espacios (Semana Negra, Arco Atlántico…) donde lo cultural queda acallado por los excesivos decibelios de feria o por los entornos gastronómicos. El espacio en los medios de comunicación es mínimo: a veces una página en los periódicos frente a más de diez dedicadas a los deportes. Hay abundantes bibliotecas, pero escasos lectores. No faltan los museos, pero escasean los visitantes. Y sobre todo faltan espacios y tiempo en la enseñanza: Humanidades, filosofía, música, artes plásticas… Su reducción o desaparición en los programas educativos incide  ya en  las actuales generaciones jóvenes. Es difícil ser optimista para las del futuro. En la parte positiva, destacaría la generosidad de muchos creadores en ofrecer gratuitamente tiempo y el fruto de su trabajo al público. La “agitación” cultural de algunos grupos de jóvenes o la vitalidad de los clubes de lectura.


ATARDECER JUNTO AL MAR

Luminosa la tarde y la mar,

limpia

la brisa de las seis.

A sorbos lentos,

el vino y las palabras.

Contemplábamos

cómo, al caer, el sol iba lamiendo

el vuelo de gaviotas y la cinta

blanca de las espumas

y en las rocas

las verdes cabelleras de los musgos.

Sucedió de repente.

A corazón

abierto alguien sacó junto a nosotros

contra la tarde su dolor oculto

y lo puso en la mesa

—servilleta arrugada entre los vasos—.

Dimos tiempo a su angustia, espacio a toda

la soledad sin mengua de su rostro,

cauces le abrimos para el tedio oscuro

que en su sangre corría.

Apuramos los vasos

y la tarde

se hizo amarga en la turbia frontera de la noche.

[Las aguas silenciosas, Trea, 2007]


José Luis Argüelles

(Mieres, 1960)

jla-mleon

1.- Me resulta muy difícil dar por cerrado un poema, simplemente me abandona o lo abandono. Ocurre cuando pierdo el hilo rítmico y la temperatura emocional que mueven el texto. Hasta ese momento, puedo corregir obsesivamente. Es raro que esté completamente satisfecho con el resultado. Es esa insatisfacción la que me lleva a escribir nuevos poemas, a ver si doy con el poema (todos, los míos y los de los demás, hablan en realidad, de lo mismo: de la poesía). ¿Satisfecho con mis libros? Bueno, de lo anterior se puede deducir que sólo en parte. Puede parecer paradójico, pero casi nunca me veo a mí mismo como el autor de esos textos publicados y sí, más bien, como el de otros que están en proceso de escritura o tan sólo esbozados. Dicho de otro modo: me interesa más lo que tengo aún pendiente de escribir que lo ya hecho. Y en esas estamos.

2.- A estas alturas, no concibo mi vida sin la poesía: la de los demás y la que yo intento escribir. Y esa palabra, “intensidad”, me parece del todo pertinente. La poesía es siempre una exaltación de la vida, aun cuando su tema central sea el de la muerte, o precisamente por eso.

3.- La vida cultural en Asturias, que no es lo mismo que la vida cultural oficial en Asturias, pasa por un muy buen momento. He hablado de este asunto en un reciente reportaje, “La gran eclosión”, publicado por La Nueva España. Y eso que en ese trabajo sólo me detenía, a través del testimonio de varios especialistas, en los creadores más jóvenes. No hay disciplina artística (de la literatura a la pintura, pasando por el cine, la música, el teatro o el cómic) en la que no encontremos obras de mérito e interés. Esos artistas a los que me refiero han sabido sobreponerse, con tenacidad y talento –y, en muchas ocasiones, pese al desprecio o el silencio institucionales-, a las diversas crisis superpuestas que nos azotan desde hace medio siglo. El problema de Asturias es el que tienen todas las comunidades pequeñas (un millón de habitantes y con una población envejecida) y periféricas: su baja autoestima. Hay pocas regiones españolas tan positivamente europeas y a la vez tan maravillosamente singulares como la asturiana, pero nos empeñamos en mirar hacia Madrid (como en tiempos de Jovellanos, y eso que ya llovió), en vez de hacerlo hacia París, Londres, Berlín… Asturias tiene un arte rupestre envidiable, el prerrománico o, para no alargarme y venir hasta el pasado inmediato, una arqueología industrial única, pero los distintos Gobiernos del Principado han sido incapaces de ver las posibilidades de toda esa riqueza cultural. Si ni siquiera ese tesoro al que llamamos lengua asturiana goza del mismo reconocimiento oficial que el castellano. A todo eso hay que añadir un potente entramado de instalaciones y equipamientos culturales, aunque con menguantes partidas económicas y mal coordinado. Tan mal que, a veces, se hace de esa entretenida variedad materia de enfrentamiento. La red de museos (del de Bellas Artes al del Pueblu d’Asturies), los teatros, las Bibliotecas o las Casas de Cultura son un nítido ejemplo de las posibilidades que tenemos ahí, tan cerca de casa.  Los políticos mediocres, con escasa ambición o con demasiadas ambiciones, son nuestra cruz. No obstante, en esto último no somos una excepción. Baste decir que conozco a alguno que no se ha enterado todavía de qué es o qué supone para Asturias LABoral Centro de Arte, aunque se apresure a asegurarte que la cerraría mañana mismo porque, a su juicio, no es popular. Hay muchas citas que deberíamos cuidar y hasta mimar: de la Semana Negra a la Feria Europea de Artes Escénicas para Niños y Niñas (Feten), de la temporada de ópera de Oviedo al Festival Internacional de Cine de Gijón, por mencionar sólo unas pocas. Y huir de los garrotazos de los reinos de taifas.


LA NADA DE PALABRAS

Las palabras que quieren ser un árbol,

los árboles que crecen en la sombra,

la sombra en la que brillan los planetas,

los planetas vibrantes hacia nada,

la nada de palabras en los árboles,

los árboles con nidos y con sombras,

las sombras que oscurecen los planetas,

los planetas que mira solo un ciego,

ciego temblor de luces en la noche,

la noche con manzanas en la nieve,

la nieve que surgió de nuestros ojos,

los ojos que sintieron frío y nada,

la nada de palabras y palabras,

las palabras que nunca son un árbol.

[Las erosiones, Trea, 2013]


Vanessa Gutiérrez

(Mieres, 1980)

vanessa-gutierrez

1.-  Costaríame muncho falar de satisfacción pa referime a la mio obra. Quiciás inclusive falaría de les obres como frutu de la insatisfacción. De toes maneres, siendo una persona que nunca sentí la priesa por publicar -tampoco lo llamaría necesidá-, sí que, gracies a la publicación, tuvi la oportunidá de desprendeme de parte de lo escrito de forma que, si nun lo fixere, siguiría anclada a ello. Sobre’l papel, too clama volver ser escrito, volver ser pensao o ser sentío. Pero son retratu tamién d’un momentu y permíteme tamién volver a min nun estáu concretu. Tal vez lo más positivo énte la obra publicada sía saber que, de nun tar impresa, taría destruida y olvidada. Y, como tou ser egoísta, con vocación d’inmortalidá o a lo menos de cierta sobrevivencia de la memoria del so pasu pela tierra, eso calma la propia ansiedá énte la desaparición, sintiendo que dalgo permanez, por poco valioso qu’esto sía.

2.- Más que la escritura, la llectura de poesía sí que creo que m’aportó una manera de tar nel mundu y de lleer el mundo y la existencia. Al facelo dende edaes mui tempranes, creo que fue decisivo na configuración de la mio personalidá y nel mio desarrollu como persona. Guía como fue p’ayudar na interpretación de min mesma y de cuálu yera’l mio llugar nel mundu, escribir creo que fue namás l’intentu d’asonsañar aquello qu’almiraba y que me dicía como nada más lo yera a facer, pa, como quien intenta resolver problemes con fórmules matemátiques aprendíes, intentar tamién resolver los enigmes, les contradicciones y los mieos qu’habiten en mi.

3.- Pesie a siguir con munchu interés la vida cultural, vivo con cierta distancia la mesma. Quiciás porque nun termino de ver un proyectu de política cultural seriu y rigurosu que cuente col apoyu necesariu, sinón la suma de munches voluntaes individuales que faen hasta onde pueden –y muncho ye a veces- con un tesón dignu d’almirar. Unes con mayor repercusión, otres con menos, van faciendo. Y anque tampoco creo qu’haiga que tutelar too dafechu, sí creo qu’hai que trazar canales que favorezan la fluidez, más allá de tendencies, grupos o intereses momentáneos. Mentestanto, ensin esperar tampoco nada, lo que m’interesa ye siguir a tal o cual autor, a esta o aquella creadora, a esa obra que sorpriende y emociona como diba tiempu nada nun lo facía… Esa ye la mio vida cultural.


NUN HAI MEYOR PALLABRA QUE LA POR DICIR

Mio güela lloró una tarde entera

sentada na talambera d’un horru

pa que naide la adoptare.

Tenía siete años

y a consecuencia del so carácter

terminó criándose sola.

A mio güela llamáben-y güérfana

como’l que quier dicir lleprosa. Apestada.

Y tamién lladrona.

Debía de tener unos ocho años

y robaba cachos de chorizu

colos que comía una selmana.

Cuando diben a reñela y a arma-y xueu

ella enseñába-yos les bragues.

Diz ella que se cría solu un perru nuna caleya.

Mio güela diz pedióricu en vez de periódicu.

Tamién conxuga’l verbu aduyar en vez d’ayudar.

Y igual ye porque naide lo fixo con ella.

Que la dignidá ye dalgo que se defende tolos díes.

Eso diz, sí.

Que naide nunca la enseñó a más qu’andar pelos caminos,

pero que’l que nada tien nada pierde.

Cuando tenía dieciocho años

casó con mio güelu

pero so suegra nunca la quixo

porque yera una güerfana.

Mio güela diz que nun-y llamaba lladrona.

Pero dizlo cola cara de pena  que pon una apestada.

Mio güela diz medio de en vez d’en vez de.

Quiero dicir.

Mio güela en vez d’en vez de diz medio de.

Mio güela, que sabe bien de los enriedos de la vida,

diz que cuando una anda ente palabres ta perdida.

[Inédito, original en llingüa asturiana]


Poetas en la Librería Cervantes de Oviedo (II)


Imprimir

Autor: El Cuaderno

Desde El Cuaderno se atiende al más amplio abanico de propuestas culturales (literatura, géneros de no ficción, artes plásticas, fotografía, música, cine, teatro, cómic), combinado la cobertura del ámbito asturiano con el universal, tanto hispánico como de otras culturas. Un planteamiento ecléctico atento a la calidad y por encima de las tendencias estéticas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s