A tiro de ARCO

La semana madrileña con más actividad artística de todo el año ha llegado a su fin y se ha cerrado con un ARCO más positivo que en anteriores ediciones. Bastante obra de calidad y, por lo que se ha visto, bastante venta también.

ARCO y la Feria del Libro suponen dos acontecimientos culturales de especial relevancia en la capital. Siempre polémicas, ambas ferias constituyen una plataforma de encuentro entre público, autores, artistas, galerías y editoriales que no vamos a lamentar, pero también es cierto que tienen algo de espíritu navideño que esconde una realidad más cruda: el difícil día a día de los verdaderos protagonistas del tinglado cultural, como les ocurre a la mayoría de los artistas y de los escritores en el caso que nos ocupa.  ¶  Echar un vistazo a lo que ocurre y se muestra en ellas no deja de ser una manera de estar bien informado de las últimas novedades y tendencias que tienen especial relevancia en el país invitado. ARCOmadrid 2017, que se ha cerrado el pasado fin de semana, ha contado con Argentina como país invitado y El Cuaderno siempre ha mostrado especial interés por el dinamismo cultural de ese país, tanto en lo referente a su literatura, como al cine o arte plástico. Nuestra corresponsal Natalia Alonso, especialista en crítica de arte contemporáneo, ha pateado tableta en mano por los diferentes pabellones y galerías de la semana madrileña del arte para captar las mejores imágenes y anotar sus impresiones.


ramazan-bayrakoglu-galeria-lelong
Ramazan Bayrakoglu. Galería Lelong

De ferias varias: Un breve recorrido por la semana del arte

/ por Natalia Alonso /

La semana madrileña con más actividad artística de todo el año ha llegado a su fin y se ha cerrado con un ARCO más positivo que en anteriores ediciones. Bastante obra de calidad y, por lo que se ha visto, bastante venta también.

ARCOmadrid 2017, que ha contado con Argentina como «País invitado de Honor», ha desarrollado todo un programa paralelo de exposiciones vinculadas al arte latinoamericano: Ultramar: Fontana, Kuitca, Seeber, Tessi comisariada por Sonia Becce en el Museo Thyssen-Bornemisza, Arte latinoamericano: una mirada a la Colección Constantini comisariada por Estrella de Diego en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando o Certezas efímeras de Leandro Erlinch en Espacio Fundación Telefónica, entre otras.

La feria, como siempre, ha sido desbordante para cualquier espectador. Pero, puesto que después de la saturación llega la calma, tras descansar la vista y las piernas e ir revisando las fotografías realizadas, es posible analizar con calma las obras que me han atraído más. Del primer pabellón (el número 7) destaco las fotografías de Frank Thiel en la Galería Helga de Alvear, el Alex Katz de la Galería de Javier López y Fer Francés y las propuestas de la Galería Kewenig de Christian Boltanski y Nan Goldin.

Del segundo pabellón (el número 9) reseñaré alguna más puesto que, en conjunto, me ha parecido más atractivo en contenidos. En mi selección está la Galería Leyendecker y sus fotografías de Richard Mosse, F2 y sus obras de Miki Leal, la piezas de Juliao Sarmento en la italiana Giorgio Persano, las esculturas de Jaume Plensa en la Galería Senda y de Juan Muñoz en Elvira González, así como la obra del artista turco Ramazan Bayrakoglu de la Galería Lelong.

babi-badalov
Babi Badalov

Por otro lado, la propia Lelong presentó uno de los proyectos especiales que han sobresalido en este ARCO y que se concentraron también en el pabellón 9. La galería francesa apostó por David Hockney y, entre el resto de Special Projects resaltó, además, el de Espaivisor Poética y Política. Estrategias artísticas en la neovanguardia húngara y Babi Dadalov en Jerome Poggi. De este artista visual y poeta de Azerbayán se pudo ver otro de sus murales de telas en la reciente exposición Atlas de las Ruinas de Europa en Centro Cibeles y actualmente su trabajo se muestra en el MUSAC de León bajo comisariado de Manuel Olveira. En la propuesta de Espacio Valverde, el Salón Leibniz, distingo el proyecto presentado por Herrero de Tejada con el artista Julián Cruz.

salon-leibniz-herrero-de-tejada
“Salón Leibniz”. Herrero de Tejada

En relación a los actos realizados en los foros de coleccionismo de la feria uno merece especial atención. Se trata de la presentación que llevó a cabo Arteinformado con su director Carlos Gerrero al frente de un arduo y completísimo informe de investigación que lleva por título 100 Activos Coleccionistas de Arte Latinoamericano. Dicho trabajo trata de responder a las siguientes preguntas sobre los coleccionistas: ¿quiénes son? ¿dónde nacieron y residen? ¿qué coleccionan? ¿cuál es su formación y ocupación? ¿cómo apoyan a la creación? o ¿qué grado de implicación tienen con los museos y centros de arte de sus países o del extranjero?.

img-20170301-wa0002
La representación asturiana en la feria. De izquierda a derecha: Federico Granell, Diana Llamazares, Avelino Sala, Vicente Domínguez, Gema Llamazares y Sandra Paula Fernández, autora de la obra destacada al inicio de esta entrada, Saving the Amazong

A la vera de ARCO, un sinfín de ferias más pequeñas se desarrollaron en Madrid. Es el caso de ArtMadrid, JustMad, Drawing Room y las recién estrenadas Urvanity e Hybrid. Quizás demasiada oferta para tan poco tiempo. A pesar de que la feria de Ifema ha ocupado gran parte de mis días he podido visitar también JustMad y Drawing Room. De la primera, que contó con una mejor organización que en la pasada edición, he seleccionado un top 3 conformado, por mujeres artistas vinculadas a Asturias, bien por nacimiento o bien por residencia. Este hecho no es casualidad sino fruto de la calidad de todas ellas. Es el caso de Soledad Córdoba en la Galería Blanca Berlín, Cristina Ferrández de PuxaGallery y Sandra Paula Fernández de la Galería Gema Llamazares. De Ferrández sobresale su potente proyecto titulado Paso de Gigantes, una de cuyas fotografía fue adquirida por la Fundación Masaveu para su colección. Por su parte, Sandra Paula ha mostrado en Just una impresión digital sobre dibond de gran tamaño (230 × 150 cm) con 6 vídeos multimedia integrados titulada Saving the Amazong [imagen de inicio], una crítica cargada de ironía acerca de la antropización radical del territorio y cómo el ser humano es capaz de arrasar con la naturaleza si el beneficio económico que pueda obtener de ella se cruza en su camino.

La segunda edición de Drawing Room, con Mónica Álvarez Careaga a la cabeza, ha superado las expectativas y tanto la selección de galerías como de obras, ha sido impecable. En general reseño las propuestas de Galería Trinta con Eva Lotz y Pamen Pereira, la Galería Siboney con Florentino Daíz y Daniel Verbis y Gema Llamazares con Guillermo Peñalver y Estefanía Martín Sáenz. Además el programa mostrado por las galerías italianas también ha sido de lo más acertado. Pero, sin duda, para mi las piezas de la feria han sido las de Ángeles Agrela presentadas por la Galería Yusto/Giner.

juan-munoz-arco-2017
Juan Muñoz

después de haber leído la semana pasada cantidad de artículos sobre la precariedad de los artistas en el sector. Suelo ser discreta pero me gustaría añadir que a veces al banco le falta una pata ¿Qué pasa con la situación de los Historiadores del Arte?

Para poner fin a este breve recorrido por la semana madrileña del arte he de decir que, expresamente, plasmo en el texto todo aquello que me ha gustado. Lo negativo de las ferias prefiero dejarlo para otro momento o, por lo pronto, no darle protagonismo. Digo esto después de haber leído la semana pasada cantidad de artículos sobre la precariedad de los artistas en el sector. Suelo ser discreta pero me gustaría añadir que a veces al banco le falta una pata ¿Qué pasa con la situación de los Historiadores del Arte? Reivindico mi profesión como complementaria a la del artista y alzo la voz contra el intrusismo laboral de comisarios y críticos que salen hasta de debajo de las piedras y cuya formación específica es la justita. He sido eterna asistente de galería pero el hartazgo y el cansancio me llevaron a abandonar pese a lo mucho que me gustaba el trabajo. Ahora, como freelance, trato de sobrevivir del arte y ello se traduce en una ingente cantidad de trabajo que todo el mundo te encarga pero que nadie puede (o quiere) remunerar. Ahí estamos. Lo que ocurre es que normalmente no nos quejamos porque nos ponemos delante de una obra como la anteriormente citada de Juan Muñoz y el mundo se detiene. Se nos olvidan todos los males. Porque el arte es nuestra perdición pero también nuestra salvación.


natalia-alonso-arduengo

Natalia Alonso Arduengo. Crítica de arte, comisaria de exposiciones y gestora cultural, nació en Madrid en 1984 y su actividad profesional se orienta al arte contemporáneo, la conservación y la didáctica del patrimonio artístico. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Oviedo, ha sido becaria de ATM Contemporary y ha trabajado con galeristas como Espacio Líquido, Van Dyck o Aurora Vigil-Escalera Galería de Arte, de la que fue asistente de la dirección. Forma parte del equipo de Bcollector, iniciativa que pretende revalorizar el coleccionismo privado. Su firma es habitual en diferentes publicaciones especializadas, como Crac! Magazine, Revista Sie7e, Doblespacio Magazine, 21 Le Mag, Mincho o Illustration and Graphic Art Magazine. Sus propuestas se exponen en la bitácora conelarteenlostalones.blogspot.com.es


1 comentario en “A tiro de ARCO”

  1. Pingback: Tres de Trea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s